Ejecución de un Plan Financiero Personal

ejecución de un plan

Ejecución de un Plan Financiero Personal

Para la ejecución de un plan, hemos trabajado con anterioridad los 3 pasos  que le preceden. Como hemos visto anteriormente, el proceso de planificación financiera de nuestras finanzas personales, consta de cinco pasos:

  1. Evaluación financiera personal o del hogar.
  2. Establecimiento de objetivos financieros.
  3. Creación de un plan financiero.
  4. Ejecución del plan financiero.
  5. Control, reevaluación y ajuste del plan financiero.

El cuarto paso para la planificación financiera personal es el de ejecución de un plan.

Una vez hemos procedido a la evaluación financiera personal, nos hemos fijado unos objetivos a corto, medio y largo plazo, y hemos creado el plan financiero ajustando al máximo todos nuestros condicionantes personales, podemos desarrollar la ejecución de un plan.

¿Cómo hacer la ejecución de un plan financiero?

Control y gestión de imprevistos

Una vez más, el control aparece en las finanzas personales. La ejecución de un plan no significa nada más gastar, significa hacerlo de forma inteligente. Hay que ser consciente en todo momento en el desarrollo de nuestra economía que los condicionantes son flexibles, inesperados y dinámicos.

Esto significa que cada vez que realicemos la ejecución de nuestro presupuesto pensemos en las distintas alternativas que se nos presentan teniendo en cuenta que no todo es previsible cuando estamos planificando.

Cada mes, hay que controlar el Estado Mensual de Flujos de Efectivo. Esto quiere decir que, para poder controlar el presupuesto, tenemos que llevar el control de lo que vamos gastando cada mes.

Este control, como es lógico, debemos llevarlo por partidas, así como le hemos desarrollado en el presupuesto.

Existe la posibilidad que por falta de previsión tengamos que crear partidas nuevas de gasto que no teníamos presupuestadas. Esto es lo más normal del mundo. En este caso, anotamos el gasto a la nueva partida e intentamos compensarlo con la minoración de otras partidas.

Pero esto se corresponde más al quinto punto de la planificación financiera correspondiente al  Control, Reevaluación y Ajuste.

Ejecución del presupuesto

La ejecución del presupuesto tampoco debe realizarse 100% al pie de la letra. Puede que a la hora de realizar la ejecución de ciertas partidas exista una pequeña variación.

Debemos procurar que las variaciones sean siempre a la baja. Con esto, lo que se intenta es que intentemos siempre ahorrar.

Si por ejemplo tenemos un presupuesto de 1.000 euros anuales en formación, y podemos realizar cursos por valor de 800 euros, los 200 euros restantes no estamos obligados a gastarlos, podemos compensarlo con otras partidas deficitarias o podemos simplemente, dejarlo pendiente de asignación.

Siempre estamos a tiempo de destinarlo a ahorro o invertirlo.

El presupuesto se cierra al terminar el año y hay que tener presente que siempre pueden aparecer imprevistos.

Soporte de profesionales

Como en todo, con el ahorro suficiente, tenemos acceso a profesionales que nos pueden ayudar a gestionar nuestros planes y asesorarnos para lograr esos objetivos.

Además, estos profesionales, pueden ayudarnos con la asignación de nuevos objetivos que quizá no nos habíamos planteado por desconocimiento.

En nuestros presupuestos anuales podemos asignar cierta cantidad de dinero para el asesoramiento de estos profesionales. Estos profesionales nos ayudaran en la ejecución de un plan más a largo plazo.

Como hemos visto anteriormente, las áreas clave de la planificación incide en 6 áreas de las que debemos planificar cada una de ellas. Lo lógico es que no dominemos cada una de las áreas y precisemos la ayuda de alguien que nos asesore.

Quizá logremos asesoramiento gratuito en ciertas áreas, pero si acudimos a un comercializados, hay que ser lo suficientemente crítico como para valorar si realmente nos asesora o nos vende.

No es lo mismo acudir a un profesional independiente que al director de una oficina bancaria, uno puede ofrecerte conocimiento y será más imparcial, el otro, igual sólo puede ofrecerte productos.

Considerando las áreas clave, lo deseable es acudir a algún profesional que nos asesore en cuanto al nivel de protección que necesitamos, la posible planificación fiscal que podemos realizar, alguien que nos ayude a canalizar nuestro ahorro y planificar correctamente nuestro legado.

Sin que sea necesario e indispensable que se realice en los inicios del control de nuestras finanzas, si que es preciso a medida que pasa el tiempo y nuestra situación financiera, familiar y fiscal cambie.

Espero que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *