Establecer objetivos

Objetivos financieros

El segundo paso para la planificación financiera personal es el de establecimiento de objetivos financieros.

Como hemos visto en un post anterior, el proceso de planificación financiera de nuestras finanzas personales, consta de cinco pasos:

  1. Evaluación financiera personal o del hogar.
  2. Establecimiento de objetivos financieros.
  3. Creación de un plan financiero.
  4. Ejecución del plan financiero.
  5. Control, reevaluación y ajuste del plan financiero.

Una vez nos hemos analizado nuestra situación financiera de partida habiendo realizado el Cálculo de Patrimonio Neto y el Estado mensual de flujo de dinero, podemos empezar a establecer metas y objetivos en nuestras finanzas personales.

Metas y objetivos financieros

Las metas ponen la mirada en el horizonte, y los objetivos se enfocan en los pasos para llegar a ese horizonte.

Podremos definir entonces metas y objetivos a corto plazo y a largo plazo.

Recordemos por un momento cuáles son las 6 áreas de enfoque de las finanzas personales:

  1. Posición financiera.
  2. Protección adecuada.
  3. Planificación fiscal.
  4. Inversión y ahorro.
  5. Planificación de la jubilación.
  6. Sucesión.

Estas áreas de enfoque nos dan una idea de por dónde deben ir dirigidos nuestros objetivos principales.

Ahora tenemos registrados cuáles son nuestros gastos mensuales, al menos, una buena aproximación. En esa maraña de gastos, es necesario incluir, si no lo está, elementos de ahorro y de protección si no los tenemos ya.

Principales metas en las finanzas personales

Vamos a enumerar las metas básicas en cualquier economía doméstica:

  1. Crear un fondo de emergencia.
  2. Asegurar mis bienes y mis seres queridos.
  3. Ahorrar para crear otros fondos, formarse o invertir.
  4. Invertir.
  5. Formarme.

Principales objetivos en las finanzas personales

Los objetivos son esas acciones concretas, cuantificables y con una fecha límite que deben ir en armonía a la consecución de esas metas anheladas.

Objetivos a corto plazo

En consonancia a la primera meta de crear un fondo de emergencia, el primer objetivo es crear un fondo de emergencia que cubra todos los gastos previstos en nuestra economía por un periodo de 3 meses. La creación de ese fondo debe tener una fecha límite concreta. Es decir, hay que poner fecha a nuestros objetivos.

Para poder cumplir con el objetivo anterior, debemos establecer otro objetivo que es el de reducir los gastos, eliminar los que no cubran necesidades básicas y que puedan sustituirse por otros gastos que vayan en consonancia a nuestro nuevo enfoque.

Otro de los objetivos a corto plazo, es el de incrementar nuestros ingresos. Alquilar espacios no utilizados, buscar algún trabajo paralelo al actual, solicitar una subida de suelo, etc.

Otro de los objetivos a corto plazo es proteger nuestros bienes y nuestros seres queridos. Revisar las pólizas de seguro que se tienen contratadas, valorar si la cobertura es realmente sobre los bienes que se quieren asegurar y valorar la posibilidad de cubrir a los descendientes mediante un seguro de vida.

El último y no menos importante objetivo a corto plazo es el de formarnos adecuadamente. Hay que ser crítico con el sistema de educación y formarnos en las áreas donde haya carencia. Para poder detectar esa carencia, lo recomendable es leer lo más posible. Cuánto más leas, más preguntas te surgirán y más respuestas tendrás.

Cuantificar los objetivos y establecer fechas límite

Para establecer correctamente objetivos es preciso que se cuantifique y se determine una fecha límite.

Por ejemplo:

  • Crear un fondo de emergencia en 12 meses que cubra la totalidad de los gastos de 3 meses.
  • Reducir los gastos en 300 euros mensuales en 2 meses.
  • Incrementar los ingresos en 150 euros mensuales en 2 meses.
  • Renegociar las pólizas de seguros en el periodo de 1 mes, incrementando coberturas y manteniendo el coste actual.

Objetivos a largo plazo

Los objetivos a largo plazo son la creación de fondos de estudios para nuestros hijos, planes de jubilación, tener cierta cantidad de dinero invertida, tener un negocio propio, etc.

Los objetivos a largo plazo van alineados con las metas y también tienen que ir acompañadas de un plan que especifique cómo se lograrán los objetivos parciales que permitan conseguir esa meta.

Hay que tener en cuenta que los objetivos se establecen en función de la personalidad de cada individuo y familia. Además, observar que todo esto es posible gracias a que previamente se ha cuantificado realmente los gastos del individuo o de la unidad familiar al realizar el cálculo del Estado Mensual de Flujos de Dinero y el cálculo de Patrimonio Neto.

Al cubrir objetivos, hay que fijarse de nuevos. Cuando no se logren ciertos objetivos, hay que analizar los motivos que han impedido su consecución y realizar cambios para que puedan conseguirse. También hay que ser tolerantes y reajustar los objetivos y metas puesto que nosotros, como personas, y nuestra situación personal y/o familiar también cambia con el tiempo.