Regla de las tres erres

La regla de las tres erres la conocemos (deberíamos) todos como las tres erres de la ecología. Aquí vamos a ver como podemos aplicarlas también a la economía.

Estas erres nos incitan a regular los hábitos de consumo para desarrollar el consumo responsable.

En las finanzas personales (y empresariales) nos van de maravilla estas tres premisas: reducir, reutilizar, reciclar.

En pleno mes de setiembre con los gastos redundantes de inicio de clases de nuestros hijos/as, se terminaron las vacaciones y ahora muchos deben hacer frente a los excesos realizados con los pagos por tarjeta de crédito (actuando sin un presupuesto).

Reducir

Reducir el consumo de cualquier bien, supone, directa o indirectamente una reducción de costes en nuestra economía. Reducir el gasto nos incrementa el efectivo disponible (ahorro) que podemos destinar a otros menesteres o invertir.

No esta de más que anualmente se revisen los contratos de los suministros que tenemos contratados por si podemos conseguir mejoras económicas frente a lo que tenemos contratado (electricidad, agua, telefonía, seguros del hogar, etc.). Hay que destinar un mes al año en la revisión de todos esos gastos. La reducción, no debe servir para poder incrementar el diferencial en otros consumos, se debería destinar al ahorro. Esto, debería ser sistemático. Al igual que los bancos revisan anualmente (como mínimo) nuestra hipoteca, pues nosotros revisamos nuestros consumos.

Reutilizar

Muchos de nosotros compramos bienes de consumo que al cabo de poco tiempo dejamos de utilizar. Estos artículos no tienen porque pasar a otra vida, se les debe dar otra oportunidad. Si revisamos nuestros armarios seguro que tenemos alguna prenda que casi no la hemos llevado y esta como nueva. La idea es evitar consumos extraordinarios si damos valor a las posesiones que tenemos en la actualidad. A veces, tan sólo necesitan que se los miren con mejores ojos o que se les realice unos pequeños ajustes (actualizar).

Reciclar

Esta es la que más me gusta a mi. Reciclar, significar dar otro uso al bien distinto al que inicialmente fue diseñado. Si le diéramos el mismo uso, lo estaríamos reutilizando. Reciclar, según la wikipedia es convertir desechos en productos nuevos.

Reciclar es importante, y más, hacerlo uno mismo. Es importante renovar constantemente el contenido de nuestros conocimientos y capacidades para desenvolvernos mejor en este mundo cambiante. Hay que formar parte del cambio, sino, nos quedamos atrás y estaremos reduciendo nuestro potencial frente nuestro entorno.

Reciclarse no es tan difícil como nos pensamos. Se trata de ir poquito a poquito. Cada día hay que avanzar un poco. Los problemas vienen cuando nos damos cuenta que nos quedamos atrás y nos damos cuenta que ayer ya deberíamos estar donde estaremos dentro de quizá unos meses o años. No se puede reciclar algo de la noche a la mañana. Es algo que hay que cultivar.

Propósito

Espero que con esta entrada tomemos mayor conciencia sobre el consumo. Podemos aplicar desde ya la regla de las tres erres en cualquier faceta de nuestra vida. Siempre se puede mejorar en algo y quizá esta regla nos permite darle ese plus o sentido a nuestras acciones.

Feliz semana.

Sandro M.