La importancia de los flujos de ingresos

En las empresas y en las familias, los ingresos monetarios son el oxigeno que mantiene en funcionamiento y la existencia del proyecto de vida.

En el mundo empresarial se conoce como el cash flow o flujos de caja y mide o indica la viabilidad del ‘negocio’. En la economía doméstica, puede denominarse presupuesto familiar mensual.

En las familias, el hecho de que los ingresos sean superiores a los gastos de forma sostenida es equivalente a la solvencia de la unidad económica familiar. En verdad es el estado deseable de cualquier economía, ya sea doméstica o empresarial.

El tener los ingresos superiores a los gastos de forma mensual nos permite intuir que hay un exceso o sobrante. Este exceso o parte superior al total de gastos mensuales es ahorro. Por eso es tan importante.

La proyección de flujos de caja en el futuro indica que hay una previsión de gastos y se tienen en consideración para poder hacerles frente llegados a su vencimiento. Por otra parte, el hecho de tenerlos en consideración será indicativo que ese gasto no será extraordinario y no mermará nuestra capacidad de ahorro.

Con esto, lo que pretendo aclarar es que la economía doméstica no tiene porqué funcionar de forma distinta a lo que lo hacen las empresas en su afán de conseguir excedentes en sus flujos monetarios (indicador más de rentabilidad de la empresa).

Para poder llegar a realizar una previsión y proyección de nuestros flujos monetarios, debemos considerar con anterioridad todos los gastos. Para este ejercicio, lo mejor, a mi entender, es trabajar con información de primera mano.

Para conseguir información de primera mano, debes anotar y revisar cada uno de tus gastos, agruparlos según su orígen y llevar un control de su evolución.

Realizar un control de este tipo a lo largo del tiempo nos aporta grandes beneficios.

  • Nos permite saber si mes a mes tenemos capacidad de ahorro.
  • Nos permite saber que meses del año tenemos más capacidad de ahorro y que meses tenemos menos o incluso debemos recurrir a los ahorros para cubrir los gastos de ese mes.
  • Nos permite anticipar gastos periódicos, ya sean estos semanales, mensuales, trimestrales, anuales, etc.
  • Nos permite saber en términos relativos y absolutos qué tanto por ciento ocupan en nuestra economía.
  • Nos permite tomar medidas para su reducción o eliminación o búsqueda de alternativas.
  • Etc.

Aquí puedes ver el Primer paso (e imprescindible) para el control de las finanzas personales.

No es ningún secreto que para mejorar algo primero debemos medirlo. De eso se trata en los primeros pasos, de tomar registro y sumas totales para conocer saldos e importes totales.

Es tan fácil de hacer, que pocos lo hacen, y la información que contiene es tan valiosa, que tu banco la conoce a la perfección analizando tu cuenta corriente y tus tarjetas de crédito… pero eso ya lo sabías ¿no?

Incluso Robert Kiyosaki hizo un juego de mesa sobre el cash flow…

Deja un comentario