Guía para crear un fondo

¿Cómo podemos crear un fondo de ahorro? Esta guía de 8 pasos te puede ayudar a crear tu primer fondo de ahorro

Fondo de Ahorro
Crear un fondo de ahorro

A todos nos cuesta ahorrar y muchos no sabemos ni lo qué es un fondo de ahorro ni para qué sirve. Estamos más cómodos y acostumbrados a gastar.

Destinamos casi todos nuestros ingresos a consumo, incluso, si no tenemos el dinero disponible, tiramos de crédito. Todo es más fácil para gastar que para ahorrar y nuestro cerebro obtiene recompensas que le hace sentir bien.

Además, estamos envueltos en una sociedad donde se nos bombardea continuamente con publicidad. No hay más que mirar todo lo que está disponible y a la oferta de los niños y adolescentes en comparación con lo que teníamos nosotros cuando éramos pequeños. Hemos pasado de 0 a 100 casi sin parpadear.

Bueno, este post está dirigido a identificar unos pasos para poder crear un fondo con nuestros ahorros. Vamos a ahorrar, identificando qué podemos ahorrar, porqué vamos a ahorrar, a qué se destinará ese ahorro (finalidad), el tiempo establecido para la creación del mismo y dónde guardaremos ese ahorro.

Procedemos pues a relacionar los pasos a seguir para crear un fondo con nuestros ahorros.

¿Qué es un fondo de ahorro?

Un fondo de ahorro es una cantidad determinada de dinero que se reserva para un fin concreto. Lo más común o el primer fondo necesario en toda economía doméstica es el fondo de emergencia. Hay casos en que se crear distintos fondos en función a lo que deben destinarse.

¿Para qué sirve un fondo de ahorro?

Un fondo de ahorro sirve para cubrir situaciones inesperadas y fortuitas que llegan sin avisar. Además, también sirven para afrontar gastos futuros previstos como pueden ser los estudios de nuestros hijos, la compra de un coche nuevo, reparaciones, etc.

¿Qué tipos de fondos de ahorro hay?

Los tipos de fondos existentes dependen de tu imaginación. Puedes crear tus fondos según a qué quieras destinarlos. Como he comentando anteriormente, los más comunes son los de emergencia pues cubren gastos imprevistos que, imprevisiblemente ocurren y que siempre están a la vuelta de la esquina.

A mi entender los fondos son cantidades de dinero que cubren una serie de partidas en nuestros presupuestos domésticos en una temporalidad mayor al año, aunque también puede haberlos para gastos previstos dentro del mismo año.

Los tipos de fondo de ahorro más comunes son:

  • Fondo de emergencia.
  • Fondo de estudios.
  • Fondo de regalos.
  • Fondo de viaje.
  • Fondo de donaciones.
  • Etcétera.

Se trata de anticipar en el tiempo gastos futuros para empezar a ahorrar y no tener que asumir el coste total de ese gasto en cuanto se produzca. Aquí reside la importancia de ahorro.

Pasos para crear un fondo con nuestro ahorro

Paso 1. Identificar ingresos regulares

Para crear cualquier tipo de fondo, lo primero de debemos hacer es valorar o cuantificar qué tipo de ingreso tenemos. Si no tenemos ingresos, debemos empezar a buscar alguna fuente que nos aporte ingresos para poder destinar todo o parte a nuestro fondo. Si ya tenemos fuentes de ingresos, tenemos que anotar el importe medio mensual para decidir qué parte vamos a destinar al fondo.

Paso 2. Finalidad del fondo

Si nuestra intención es crear un fondo, debemos tener un motivo para hacerlo. Identificar el motivo nos pondrá en acción al logro de esta ‘meta’. Los fondos pueden crearse por diferentes motivos según su finalidad. Podemos crear fondos de emergencia, fondos de estudio, fondos para comprar un coche, para reparaciones, reformas en casa, para comprar una casa, viajes, etc.

Paso 3. Cuantificar el importe del fondo

Para crear un fondo, debemos saber qué cantidad final queremos que tenga este fondo. Si ya disponemos de otros fondos, este punto nos será más fácil. La finalidad del fondo también nos ayudará a determinar qué importe debe tener el fondo. Por ejemplo, si lo que deseamos es crear un fondo para comprar un coche nuevo, pues el importe total a pagar por el coche nuevo.

Paso 4. Temporalidad

Hay que determinar cuándo es el vencimiento del fondo. Cuándo tiene que estar totalmente constituido y formado. Hay que prever imprevistos y dejarlo respirar, pero hay de ponerle un horizonte temporal que defina claramente cuando lo tendremos disponible o finalizado.

Paso 5. Cuantificar el importe mensual que destinaremos al fondo

Directamente relacionado con la disponibilidad de ingresos netos disponibles para las aportaciones al fondo y con la temporalidad que nos hemos establecido, hemos de cuantificar qué cantidad vamos a destinar mensualmente, semanalmente, anualmente, etc. a nuestro fondo.

Paso 6. Depósito del fondo

Para crear el fondo, debemos saber quién o dónde se custodiará nuestro dinero. Lo más corriente, en su día, era un bote de galletas en la cocina o una hucha para los más pequeños. Actualmente, podemos abrir diferentes cuentas bancarias sin comisiones añadidas.

También se puede depositar en algún producto financiero que no sea cuenta de ahorro o cuenta corriente, como podría ser un fondo de inversión. En cualquier caso y para cualquier forma de depósito de nuestro fondo hay que tener en cuenta los pros y contras: ipc, riesgo, comisiones (en caso que haya), etc.

Paso 7. Realizar aportaciones

Cualquier fondo de nutre inevitablemente de las aportaciones que le vayamos realizando. Para los más inexpertos, quizá es más conveniente considerar la posibilidad de que sea fácil realizar su aportación y difícil hacer su reintegro.

Es decir, aportar tiene que ser fácil y rápido para que no tengamos la tentación de echar mano de ese dinero si lo tenemos demasiado tiempo en las manos. A su vez, el acceso a este dinero una vez hayamos realizado la aportación debe de ser más inaccesible.

Un ejemplo de ello sería poder programar una aportación de cierta cantidad de dinero en un fondo de inversión el día primero de cada mes. No debemos hacer nada más que automatizar esa aportación y olvidarnos. Por contra, si queremos echar mano a ese dinero, sabemos que no es tan fácil como ir al banco y hacer reintegro, siempre se tardan unos días en hacerse la liquidación del fondo.

Paso 8. Perseverar

Puede que cuando empecemos lo hagamos con una cantidad muy pequeña (yo también lo hice), pero de eso se trata, de empezar en pequeño para llegar a grande. Aquí la perseverancia es vital, no hay que desanimarse y hay que superar todas las adversidades y dificultades que se nos presenten. Parece fácil pero más fácil es no hacerlo, y ahí nuestra cabeza va en nuestra contra.

 

Pues ya tenemos los pasos necesarios para crear nuestro fondo de ahorro. Debemos ser flexibles cuando sea necesario y al ser posible, no intentar desviarse del plan inicial. Si un mes no se puede destinar nada al fondo, se debe intentar reponer la cuota pendiente lo antes posible, ya sea doblando la cantidad el próximo mes o aumentando las aportaciones en los meses sucesivos para cumplir con el tiempo que nos hemos marcado para la consecución del capital final.

También hay que considerar que la dotación al fondo es mejor realizarla antes de cualquier gasto porque si dejamos que sea lo que nos queda a final de mes, seguramente no nos quede nada o nos sea más complicado realizarlo.

Cualquier aportación para la mejora de esta guía es bienvenida para el bien de todos.

 

Deja un comentario