Cuidado con el Trading

Trading. Cuidado
No te metas en el trading

El trading está de moda. Más que de moda, se está vendiendo bien, y no me extraña, la cara buena del trading (la única que nos enseñan) es fantástica.

Para hacer trading, nos hacen creer que, con un curso o dos (incluso hay quien se cree que leyendo un libro), se puede ser tan bueno como un profesional y con tan solo dedicar dos horas diarias a esto, se puede ganar un montón de dinero, dejar el trabajo, viajar, vivir la vida y conseguir la libertad financiera de la que cada uno es responsable de no tenerla. 

¿Por qué esta de moda el trading?

Los cantos de sirena son más fuertes que nuestro razonamiento.  Nos creamos expectativas muy altas también porque la industria así lo defiende.

Sólo te das cuenta de los riesgos del trading cuando cumplimentas los formularios que te remiten para crear la cuenta de trading. Pero cuando te has decidido a probarlo, firmas cualquier cosa, rápido y sin leer.

Tranquilo, lo que firmas solo dice que vas a perder dinero y que ellos no son responsables. De alguna manera, los que están en esta industria saben que vas a culparlos de perder dinero tarde o temprano. Eso es lo que firmas.

¿Por qué es riesgoso el trading?

La actividad de trading es compleja, solitaria y muy exigente. Operar solo en casa, únicamente con la compañía de los gráficos supone una carga emocional fuerte.
El trading no sólo requiere de formación, sino de manejo de emociones, psicología, experiencia, hábitos, etc.

No estamos educados para poder actuar debidamente en los mercados. Por eso, la formación es una pequeña parte de todo el proceso.

No estamos programados para tolerar las pérdidas de dinero. Se dice que el 95% de los que entran, pierden dinero, y la mayoría, todo. Y en menos de un año.

Esta actividad se desarrolla con dinero. Se trabaja con dinero. Y aunque sí que es verdad que se puede uno apalancar (operar parcialmente con dinero prestado por el bróker), no estamos preparados psicológicamente para ver como el dinero se escapa de nuestras manos al cerrar operaciones negativas. Tampoco estamos preparados para asumir nuestra responsabilidad respecto a estas pérdidas.

Es una industria pensada para quitarnos el dinero. Se entra al mercado con muy poca formación, intentando aprovechar las bonanzas de esta actividad contra gente formada, contra fondos de inversión, contra profesionales y contra los ordenadores de alta frecuencia.

Tan altas sean las expectativas con las que entres al mercado, tan rápido vas a dejar tu dinero en él. Las estadísticas así lo indican.

¿Qué no se dice del trading?

Nadie te dice que es una carrera de fondo, que vas a ser rentable a largo plazo, cuando domines el funcionamiento de toda esta actividad de forma eficiente, cuando te conozcas realmente a ti mismo, cuando gestiones debidamente tus emociones y creencias.

Cuando entras al mercado con una formación básica es como si jugaran los benjamines contra los de primera división.

Si nos vendieran que debemos iniciarnos con mayor capital podemos operar de forma correcta y ser buenos traders, pero que, eso se consigue a largo plazo y a cambio de haber perdido mucho dinero por el camino.

Se debe operar siempre con un dinero que, de perderlo, podamos seguir con nuestro estilo de vida sin alterar la economía familiar. 

Al final, uno aprende de los errores, y para ser un buen trader, inevitablemente, se deben cometer muchos de ellos. Y como ya te imaginas, los errores en trading se convierten en pérdidas de dinero.

El trading no es simplemente una estrategia de operativa como nos quieren hacen ver, sobre todo mediante videos (siempre ganadores o con pérdidas irrisorias).

La publicidad acerca de este mundo es muy confusa y algunos hacen unas campañas de marketing muy seductoras para atraer clientes a sus cursos y productos.

La gente entra a este mundo con la única intención de ganar dinero, sobre todo de forma rápida.

Cuanta menos formación se tiene, más rápido se abre la cuenta en real.

Nadie nos avisa de que el trading topa contra barreras culturales y creencias limitantes como la relación que tenemos con el dinero.

El trader debe lidiar con la inseguridad, ha de entrenar la paciencia y disciplina, acostumbrarse a vivir en la incertidumbre, tener autocontrol, ser capaz de detectar, contener y gestionar emociones, eliminar miedo a la pérdida y ganancia, mantener la autoestima alta, sufrir periodos de ansiedad, depresión y frustración, tener criterio propio para tomar decisiones en corto espacio de tiempo, etc. todo esto, se convierte en toda una experiencia de desarrollo personal, de cambio, y no todos estamos dispuestos a pagar este precio.

Casi puede decirse que para ser trader tienes que ser otra persona de la que actualmente eres.

De entrada, cuando entras al mercado, entras con pérdidas por la comisión que te cobran por abrir una posición. Al salir, también se pasa por caja.

Debes saber también, que tienes más probabilidades de estar en el grupo del 95% de gente que pierde dinero haciendo trading, que no del 5% que realmente lo gana. Otra cosa, es lo que se diga.

Hay máquinas que analizan cómo se 'mueve' el mercado', el denominado trading de alta frecuencia, sabiendo cómo actúan el 95% de los perdedores, que no saben manejar la presión de entrar y salir del mercado de forma ordenada con un plan, sabiendo que la codicia hará que esperemos un tick más para ganar más dinero, aguantamos más esperando a que suba y en cambio no salimos cuando vamos perdiendo.

Realmente nuestra cabeza no está preparada para el trading. Puedes cambiar mil veces de sistema de trading si quieres, que hasta que no cambies tu forma de ser, estarás en el grupo de los 95. Se trata mucho de autogestión.

Aparte de las ganancias en dinero, la industria del trading nos hace creer que vamos a obtener una salida laboral idílica, la posibilidad de dejar el trabajo (carrera dela rata), y que vamos a conseguir la ansiada libertad financiera. Como todo trabajo, te lo debes ganar, y para ganarlo, lo debes merecer.

¿Qué hay que hacer entonces para hacer trading?

El trading, como cualquier otra actividad profesional, requiere de esfuerzo. El diferencial de esta actividad, quizá, sea que aquí, el esfuerzo a realizar es mental, es trabajo interior, de conocerse uno, de ver cómo actúa uno, de dominar el pensamiento. Quien opera, sabe que empiezan a florecer sentimientos y emociones antes ocultas y no muy gratificantes que digamos. Lo mejor que es aprendes a conocerte.

La formación básica que se ofrece por internet, sólo sirve para aprender a operar, aunque nos creamos que es para ganar dinero. Esta formación, es accesible para cualquiera que ya esté en el mercado. Es decir, los que están en el mercado, la mayoría, ya sabe lo que tú sabes y cómo vas a actuar con lo que sabes. Esta formación, por muy buena que nos parezca, no nos hace expertos en nada, y con el tiempo verás que es la punta del iceberg.

Las barreras psicológicas a superar son muy fuertes. También hay que superar muchos miedos que tenemos, y nuevas formas del miedo que aparecerán cuando operes.

Nadie nos ‘vende’ la idea que se requiere de lectura de muchos libros, requiere de mucho tiempo, que hay que estudiar, aprender, comprobar, evolucionar, aprender, leer, pensar, meditar, hacer pruebas, corregir, testear, etc. Tenemos la falsa creencia que con poco capital vamos a hacer crecer nuestro capital de forma muy rápida. Pues los que están arriba, lo están porque han sabido permanecer y aprender, y no precisamente en dos años.

Para convertirse uno en trader, debe saber que se requiere de mucha exigencia, independencia y voluntad. Se necesita de todo su empeño. Es preciso que seas el mejor en tu campo, poseas talento, creatividad e implicación. Debe apasionarte. Debes ser alguien de nota, no basta un aprobado justo, eso no sirve aquí. Los que son buenos, son fuertes y tienen hambre y sed.

Aparte de las ganancias en dinero, la industria del trading nos hace creer que vamos a obtener una salida laboral, la posibilidad de dejar el trabajo y que vamos a conseguir la ansiada libertad financiera. Como todo trabajo, te lo debes ganar, y para ganarlo, lo debes merecer.

Esto no es fácil y se debe tomar como una carrera: cuesta tiempo y dinero.

¿Sigues empecinado en aprender sobre el trading?

Bueno, si a pesar de todo, es tu deseo, te dejo aquí unos libros sobre la temática.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *